Historia de las bolsas de agua caliente

¿Alguna vez te has preguntado cuándo se inventaron las bolsas de agua caliente?

Fueron creadas hace más de 500 años, aproximadamente en el siglo XVI y eran muy distintas a las que conocemos hoy en día.

Con la finalidad de mantener el calor durante las noches frías del invierno, se utilizaban unos artefactos llamados calentadores de cama, fabricados con metales como el latón y el cobre. Estos instrumentos eran sellados con agua caliente en su interior y contaban con una manija de madera que facilitaba moverlos sobre la cama para calentar cada rincón, cumplían funcionalmente con su objetivo, solo que existía un inconveniente, debido a la naturaleza de sus materiales representaban un riesgo. Si se generaba algún tipo de contacto con la piel se podrían provocar quemaduras por lo que debían manejarse con precaución.

En 1903 el inventor croata Eduard Penkala, patentó el diseño que conocemos en la actualidad, fabricadas en caucho.

La principal ventaja de las bolsas fabricadas con PVC es su comodidad, pues brindan la posibilidad de mantenerlas entre brazos durante el tiempo que se deseé. Otro punto a favor es que por su material no guardan olores y evitan reacciones alérgicas a aquellas personas con rechazo al caucho o látex.

La fama de las bolsas de agua caliente  pronto se volvió un hit mundial y hoy podemos encontrarlas en casas, hoteles e incluso hospitales alrededor de todo el mundo.

Heat bag hoy pone a tu alcance todo el confort y bienestar no solo de las bolsas de agua caliente; sino que previene accidentes al mismo tiempo que te deja expresar tu verdadero yo por medio de sus diseños de fundas.

Tú y los tuyos podrán disfrutar de momentos cálidos y tranquilos. Queremos consentirte y apapacharte porque después de cumplir con tus responsabilidades mereces relajarte y mimarte.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • No hay productos en el carrito