¿Has escuchado hablar de la Terapia de Calor?

La termoterapia o terapia de calor, es la aplicación de calor con fines terapéuticos para calmar y aliviar dolores musculares o molestias en las articulaciones.

El calor transporta sangre a las zonas afectadas propiciando a los tejidos el oxígeno y los nutrientes que necesitan para sanar, además reduce la aparición de espasmos musculares y mejora la flexibilidad de ligamentos y tendones.

En promedio las aplicaciones pueden variar entre 10 y 30 minutos dependiendo de la técnica que se utilice y procurando siempre un tiempo de reposo, para que la temperatura de la zona no se eleve en exceso produciendo efectos indeseables como mareos por baja de tensión.

La terapia de calor es uno de los tratamientos más efectivos para problemas crónicos como la artritis.

La aplicación de termoterapia es principalmente indicada en el tratamiento de contusiones musculares y articulares. En este caso es recomendable primero aplicar hielo y pasadas las primeras 48 – 78 horas aplicar calor.

Respecto al máximo de temperatura recomendada, es importante tener presente que cada individuo tiene una sensibilidad térmica distinta por lo que se requiere mucha precaución para evitar accidentes. La recomendación no pasar de los 42º grados centígrados.

Para que la aplicación de calor se considere como termoterapia, es necesario que la temperatura del elemento aplicado sea superior a la que fisiológicamente tiene nuestro organismo, sin embargo, la sensación de confort debe mantenerse durante toda la aplicación; por lo que es aconsejable revisar la zona con frecuencia y utilizar cubiertas que eviten el contacto directo con el objeto caliente para así prevenir lesiones en la piel.

Ahora que ya sabes más de la Terapia de Calor ¿Qué esperas para disfrutar de sus beneficios?.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  • No hay productos en el carrito